Sobre porteros

"EL NÚMERO DE REPETICIONES"



En el juego, los porteros realizan normalmente entre una y dos acciones consecutivas. Pueden encadenar parada y saque, o parada y segunda acción. Raramente, aunque se da en ocasiones, estamos hablando de tres acciones, desvío, segunda acción y saque por ejemplo. Analizando esto, salvo en algún caso concreto por un componente condicional, ¿tiene sentido realizar 6 ó 7 repeticiones de una misma acción entrenando?

Una de las tendencias en el entrenamiento de porteros, trabaja con muchas repeticiones. Bajo nuestro punto de vista, estamos alejándonos de lo que realmente debe de hacer el portero, perdiendo calidad en el trabajo además, por culpa del cansancio.

En nuestra metodología, salvo en tareas de poca intensidad o con objetivo condicional, tratamos de trabajar como máximo con tres acciones consecutivas del portero, para intentar acercarnos lo más posible a las demandas de la competición. 
 


 "EL JUEGO CON EL PIE"



Es habitual escuchar quejas de los entrenadores sobre que nuestros porteros no son buenos con el pie, no se sienten cómodos cuando tienen el balón en los pies.
Con las nuevas reglas y tal y como éstas influyen en el juego, es fundamental que nuestros porteros manejen los pies. Muchas veces porque pueden ser un apoyo más en ataque y otras porque tienen que solucionar situaciones de riesgo.

La incoherencia por nuestra parte viene en que, en muchos entrenamientos, colocamos al portero en la portería y durante toda la sesión apenas utiliza los pies. ¿Podemos pedirle después que los maneje si no lo entrena nunca?

Aquí tenemos dos aspectos importantes para los formadores que debemos de considerar: 

El primero es la importancia de que los niños jueguen en todos los puestos en formación, sin especializarlos en portería desde pequeños. No es malo que, si tenemos un prebenjamín que quiere ser portero, juegue un tiempo en portería y otro en pista, y entrene en todos los puestos. Al final, lo haremos más completo, conocerá mejor el deporte y además, uno nunca sabe lo que querrá ser el niño de mayor.

El segundo punto, ya en categorías superiores, donde el niño ya está especializado, es realizar tareas donde utilicemos a los porteros como jugadores de pista. Además del trabajo específico del portero con el pie, es importante meter a diario tareas por ejemplo, en calentamientos, donde éstos participen como uno más, obligándolos a utilizar los pies. Al final podremos exigirle algo que sí entrenamos.
  


"EL TRABAJO TÁCTICO DEL PORTERO"



Aunque en cada acción técnica del portero, existe una toma de decisión, es decir, táctica individual, es cierto que, habitualmente, centramos el trabajo del portero en el aspecto técnico, olvidándonos de una muy importante parte de táctica colectiva, de conocimiento del juego.

Siempre que pensamos en el trabajo específico, pensamos en entrenar gestos técnicos y aspectos condicionales como la coordinación o la fuerza, pero ¿y su capacidad para anticipar el juego? ¿y cómo ajusta una inferioridad?

Es cierto que trabajando sólo con dos porteros, es difícil reproducir situaciones reales de juego, pero éstas son muy importantes. Podemos simular algunas de forma más analítica pero, sobre todo, cobran mucha importancia las olvidadas correcciones a los porteros en el trabajo táctico grupal, en el entrenamiento general del equipo.

Debemos de plantearnos como objetivo conseguir que nuestros porteros conozcan el juego, anticipen, ajusten desajustes defensivos e inferioridades, den información correcta, etc... es decir, conseguir que interpreten lo que pasa en la pista y tomen decisiones adecuadas. 
 
Como en el resto de puestos, el conocimiento táctico del portero es determinante a la hora de hacerlos jugadores más completos y de más nivel.



"AGUANTAR DE PIE"



Una de las correcciones más utilizadas a la hora de trabajar con porteros suele ser insistir para  que se mantengan de pie y no caigan  antes de tiempo.

Todos hemos tenido en nuestros equipos o jugando contra ellos, porteros que a la mínima están ya en el suelo, realizando la cruz, el paso de valla o simplemente cayendo. Resulta fundamental trabajar para que aguanten de pie lo máximo posible. 

Cuando caemos, perdemos capacidad para reaccionar al golpeo y por supuesto, estamos vencidos ante posibles segundas acciones. Ésto no quiere decir que tengan que estar totalmente erguidos, lo correcto es que bajen el centro de gravedad, que estén "en tensión" para reaccionar ante el golpeo, pero sin decantarse por un lado ni caer, para tomar la decisión correcta una vez el atacante ejecute.
 
Trabajar desplazamientos laterales, desvíos sin caer y situaciones donde obliguemos a reducir el espacio pero a aguantar de pie hasta el momento de la ejecución del atacante, es fundamental para formar a nuestros porteros y hacerlos cada vez más completos.

 

"SACAR AL PORTERO DE LA PORTERÍA"



Dentro del trabajo específico con los porteros, un aspecto importante a trabajar y al que cada vez le damos más importancia, es su capacidad para reducir el espacio al jugador con balón, desplazarse rápidamente hacia delante, tratando de tapar la mayor cantidad posible de espacio.

Generar en el portero el automatismo de desplazarse en las trayectorias de los pases para llegar lo más cerca del atacante en finalizaciones cercanas, aumentará mucho su rendimiento. Enseñarle a interpretar los momentos en los que el atacante arma el pie, para ganar metros hacia delante en las pegadas frontales, pero evitando que el golpeo le coja desplazándose.

En ese sentido, no sólo tenemos que darle importancia a los gestos técnicos como la cruz o el achique, si no que es fundamental el desplazamiento, incluso no sólo en finalizaciones cercanas, si no también en golpeos lejanos acostumbrando al portero a irse a cuatro metros para parar o en balones largos para ajustar y jugar de "cierre".

Existe aquí un alto componente táctico, de interpretación y anticipación del juego que debemos de trabajar y fomentar permitiendo que se equivoquen.

Sacar al portero de su zona cómoda debajo de la portería lo hará mucho más completo y eficaz.
 


"LA IMPORTANCIA DEL AGARRE"



En el juego del portero, cobra mucha importancia su capacidad para agarrar el balón con una sola mano, sin envolverlo.

Su aplicación directa al juego viene en la técnica de saque, donde en muchas ocasiones se ven problemas porque no son capaces de coger bien la pelota.

Además de directamente en la técnica de saque, si el portero es capaz de sujetar bien el balón, con seguridad y a poder ser con cualquiera de las dos manos, será capaz de imprimir mucha más velocidad a sus gestos, pudiendo por ejemplo, agarrar rápidamente un balón del suelo, usando una sola mano y sacar muy rápido para dar salida a un contraataque.

Aunque evidentemente tener manos grandes ayuda, es algo que se puede trabajar consiguiendo fuerza en el antebrazo y desde edades relativamente tempranas, a partir de la especialización del portero, en una categoría como infantil por ejemplo.

Adaptar el tamaño del balón a la edad del portero desde pequeños, utilizar pelotas de diferentes tamaños, balones de espuma, etc... nos ayudará a trabajar de forma que se vean mejoras importantes en no mucho tiempo.


PORTEROS: PASO DE VALLA

Dentro de los gestos específicos de los porteros, os presento este vídeo con un paso de valla bastante "académico" de Iago Barro, en un partido de la copa portuguesa ante Benfica. 

 
    PASO DE VALLA

         Enlace para vídeo




 

 







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:
www.adrimartinofutsal.es.tl