Físicos


"LA PREPARACIÓN FÍSICA NOS LA DA EL PROPIO JUEGO"




Por las circunstancias actuales, es raro los equipos de base, al menos hasta cadetes, que entrenan más de dos días. En esta tesitura, ¿tiene lógica invertir algo de ese tiempo en un trabajo condicional específico alejado del juego?

Teniendo tan poco tiempo de entrenamiento semanal, lo más importante es jugar a fútbol sala. El niño debe de estar todo el tiempo jugando, sin trabajar absolutamente nada fuera del juego.

Los propios esfuerzos del deporte, sirven perfectamente para trabajar el aspecto condicional y, lo que es más importante, enseñamos a jugar. Ese debe de ser nuestro objetivo.

En nuestro metodología y en las corrientes actuales, se da incluso un paso más, en el sentido de no separar prácticamente nada en ninguna categoría. Exceptuando algún trabajo puntual de fuerza, más preventivo que otra cosa y a partir de juveniles, que no ocupa más de veinte minutos o media hora a la semana, todo el resto del trabajo se realiza en base a nuestro deporte, en tareas jugadas, manejando simplemente el volumen y la intensidad. Es decir, medimos el tiempo de duración de cada esfuerzo y la exigencia de éste en cada tarea, y así se programa la parte física.

Si prácticamente en rendimiento ya no se trabaja el aspecto condicional de forma aislada, ¿tiene sentido hacerlo en base? De las dos horas que tenemos para entrenar, ¡que los niños jueguen a fútbol sala dos horas!



"CALENTAR JUGANDO"




En nuestra manera de entender el entrenamiento de fútbol sala es fundamental que éste sea divertido y queoptimice el tiempo del que disponemos que, por otra parte, suele ser muy limitado. 

Algo fundamental dentro de esta perspectiva es calentar mediante juegos o incluso tareas, manteniendo los criterios de un calentamiento normal, buscando que sea progresivo y que se adapte al entrenamiento que vamos a realizar después, conseguiremos condicionalmente cumplir el objetivo.

Muchas veces la comodidad, el no tener que pensar juegos nuevos para cada entrenamiento (debemos buscar variedad), hace que se caliente siempre de la misma forma. Utlizar juegos y tareas, que sean divertidos, permite a los jugadores empezar el entrenamiento de forma adecuada no sólo físicamente si no también mentalmente. 

Por otro lado,con los juegos adecuados, en los cuales ya podemos ir introduciendo el balón, aprovechamos el calentamiento para a la vez de calentar, estar trabajando aspectos técnicos, tácticos o incluso psicológicos.

Sobre todo en base, con tiempos muy limitados, huyamos de los calentamientos tradicionales y busquemos un entrenamiento mucho más dinámico y multidisplinar desde el principio.

Juegos de Calentamiento


 

"MEDIR CARGA FÍSICA Y ADAPTAR A LA EDAD DEL NIÑO"




Cuando valoramos el trabajo condicional de los jugadores, y más en edades de formación, no sólo estamos entrenando para mejorar si no que, en gran medida, estamos tratando la salud del jugador/niño. Teniendo en cuenta esto, es fundamental medir las cargas de trabajo y el tipo de trabajo que hacemos, adaptándolo a la edad de desarrollo condicional de los jugadores.

Siempre que podamos, es muy importante tener el apoyo de un profesional, un preparador físico cualificado que nos oriente en el trabajo y nos de unas pautas a seguir para no excedernos en el trabajo y medir éste de forma correcta. Si no podemos disponer de él para trabajar con nosotros, a veces simplemente el poder consultar con alguno nos puede ayudar a, como mínimo, no hacerlo mal.

En caso de duda, es mejor siempre quedarse corto en cuanto a la carga, que no pasarse y poder provocar lesiones o problemas de desarrollo en los niños.

En mi opinión, en base el trabajo condicional específico, entrenando dos días a la semana, no debería de tener a penas peso en los entrenamientos, y nos vendría dado simplemente por el propio juego. Aún subiendo la categoría, si el volumen de trabajo que tenemos es de 2 ó 3 días a la semana, sigo siendo partidario de darle mayor importancia al trabajo técnico-táctico del equipo, dejando la parte condicional simplemente al control del volumen e intensidad de las tareas, sirviéndonos el propio juego como entrenamiento físico sin, como norma general, invertir tiempo en trabajo condicional específico.

Hay que tener en cuenta que es tan malo estar falto de entrenamiento como sobreentrenado y que, no por entrenar más horas o más fuerte vamos a estar mejor fisicamente, lo importante es encontrar el punto justo.

Al final, hay que tener claro que no es hacer cosas por hacer, que todo lo que hagamos tenga sentido y esté medido, siga un criterio lógico y esté adaptado a la edad de desarrollo del niño.


 

 

 
 

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:
www.adrimartinofutsal.es.tl